Jugadores de parroquia

Según un colega, las parroquias son aquellos grupos de jugadores de rol que siempre realizan sus sesiones de juego con los mismos miembros y posiblemente en el mismo lugar.
Nunca he hablado de este término con él en realidad, solo se lo he oído nombrar, pero me parece encontrar un guiño a las parroquias cristianas de las ciudades y pueblos donde siempre va la misma gente al mismo sitio, sin relacionarse con los demás, siempre el mismo grupo endogámico.

Mi colega usa este término de forma despectiva, ya que estos grupos de juego no se dan a conocer nunca, no van a jornadas, no suelen hablar con otros jugadores de rol, no se relacionan con otros jugadores, no tienen más inquietud (de juego) que su campaña del fin de semana… posiblemente ahora ni se acerquen a las tiendas de rol ya que pueden consumir su dosis de rol por Internet. Es como si vivieran su propia versión del mundo donde la definición de rol la hacen ellos, sin contar con elementos externos.

Creo que gran número (que no la mayoría) de los jugadores de rol veteranos pertenecen a este grupo, a las parroquias.
Es una opinión. En realidad no tengo ninguna certeza de si esta cantidad es mucha o poca, es una creencia personal que siempre he tenido debido a que durante años me moví mucho por tiendas y jornadas, y a las jornadas muchas veces aparecían los mismos de siempre, en cambio, en las tiendas se veían a muchas personas desconocidas comprando u ojeando juegos de rol que nunca veía en eventos. Héroes desconocidos que abren sus propios caminos ignorando a propósito otros mundos y posibilidades.

Los jugadores más jóvenes, gracias a internet, creo que forman menos parroquias o al menos, se dan a conocer más a través de las redes. Pero de nuevo, es una creencia personal por cosas que veo, siento, me comentan, pero sin ninguna certeza ni prueba.

Sin embargo, creo que, nos movamos mucho por eventos, nos relacionemos con otros jugadores de rol o nos demos a conocer más o menos, en realidad, creo que a todo jugador de rol le gusta pertenecer a una parroquia.

Creo que la parroquia es la opción más cómoda y segura. Es como trabajar por cuenta propia o ajena, puede que trabajando en tu propio negocio puedas conseguir más dinero o tengas más libertad, pero trabajando para otros sabes que tienes un sueldo fijo a fin de mes (si, si, te pueden echar, trabajar parcialmente… pero sois chicos listos y seguro que habéis entendido lo que quiero decir).

La parroquia es comodidad, es seguridad, es un grupo permanente de jugadores, es conocer a la gente que forma el grupo, es no tener que buscarte la vida. Eso ayuda mucho a la hora de jugar. Conoces a tus jugadores y compañeros de forma que sabes que les gusta, con cuantos jugadores puedes contar, que tipo de personaje se van ha hacer en el grupo, como van a reaccionar, como puedes sorprenderles, como hacer que se sientan héroes, como hacerlos sufrir… si no lo son, tus compañeros de juego, con el tiempo, terminan siendo tus amigos.
En la parroquia tienes la seguridad de encontrar tu ración de rol cada fin de semana, te aseguras que vas a jugar a los juegos que te gustan ya que la parroquia suele estar formada por espíritus afines que buscan objetivos comunes.

Tener tu propia parroquia, como digo, tiene  muchas ventajas. A la definitiva, es jugar con nuestros amigos haciendo algo que queremos hacer y con un estilo concreto, jugar esa campaña tan currada que hace Paco o interpretar a Gwendolin de los bosques, el personaje con el que llevamos tanto tiempo y tenemos tanto cariño. Esto difícilmente se consigue si juegas con un grupo un día y con otro grupo otro día.
Creo que jugar con gente diferente mola, de vez en cuando. Es una experiencia distinta. Te enriquece como persona y como jugador, pero no tendremos esa confianza propia de un grupo de amigos ni podremos completar largas campañas, de esas que se recuerdan con los años.
Una parroquia de un solo miembro. Imagen obtenida en pixabay
Pero no todo es bonito en las parroquias y su mayor beneficio es tambien su mayor desventaja. El grupo está formado por las mismas personas siempre. Y las personas, solemos tener momentos en la vida en las que desaparecemos, dejamos aficiones, nos trasladamos, cambiamos de gustos, cambiamos como personas, nos surgen inquietudes, obligaciones, nos escasea el tiempo… las personas tenemos problemas y somos un problema en si.

Cuando los miembros de una parroquia se van o no les apetece jugar a lo de siempre, comienzan a tener problemas con los horarios u obligaciones que priorizar, cuando varios miembros de la mesa discuten… en ese momento la parroquia corre riesgo de desaparecer. Y es por ello que creo, que muchos jugadores de rol han abandonado la afición con el tiempo, por que sus parroquias han desaparecido y sus oportunidades de jugar con ellos.

Introducir nuevos miembros a una parroquia es difícil ya que, al no socializarse con otros jugadores de rol, no se conocen a otros posibles futuros miembros o que sean afines al estilo de juego de ese grupo. En ocasiones, podría parecer incluso que para introducir a un nuevo miembro en una de estas parroquias se necesita algún tipo de ritual, sacrificar a un joven blanco heterosexual virgen o algo parecido, ya que claro… es meter a un extraño en el grupo donde todos nos conocemos desde hace tanto tiempo ¿Recordáis Stranger Things cuando aparece Eleven? Pues eso.

No todos tenemos las mismas inquietudes ni la mis capacidad para relacionarnos. Hay gente que entabla conversación con extraños enseguida y a otros nos cuesta la vida acercarse a alguien para pedir la hora.
Se supone que los juegos de rol tienen capacidad para ayudarnos a superar esas cosas, pero solo si entendemos el proceso, si jugando a rol hemos podido trabajar esas capacidades. Aunque necesites de otra gente para jugara  rol, si estos son siempre los mismos, comienzas a depender de ellos y no en tus capacidades sociales para jugar, y cuando el grupo desaparece, ese apoyo que te da confianza para relacionarte se evapora con el grupo.

Afortunadamente internet es una herramienta que estos grupos pueden usar para buscar gente con la que jugar. He visto en diferentes foros, canales, comunidades en redes sociales, etc. jugadores o parejas de jugadores que enviaban mensajes buscando gente o grupos para jugar.
En algunas ocasiones me han dado mal rollo esos mensajes cuando, tras ver a la misma gente seguir buscando gente con la que jugar, que supuestamente ya había encontrado nuevos jugadores, da a pensar que hay algo raro en ellos…

Conocer gente que no conoces lleva su riesgo claro, pero es eso o quedarte sin jugar. En realidad esto no hace desaparecer a la parroquia, pero puede evitar que esta desaparezca.
Otras opción es pertenecer a grupos más grandes donde hay más posibilidades de encontrar jugadores donde supuestamente van entrando nuevos miembros con el tiempo, al mismo tiempo que desaparecen los veteranos. En cierta forma estos grupos no dejan de ser parroquias más grandes si no se dan a conocer y no  se relacionan con otros jugadores.

No creo que la parroquia per se sea algo malo, si no la aptitud que muestran sus jugadores en algunas de ellas.

La parroquia es una herramienta para seguir jugando o la consecuencia de la amistad desde hace muchos años alrededor de una afición que se entiende de una manera en particular, sin tener interés en saber en como lo entiende el resto del mundo.

Entradas populares